Escocia vuelve a un confinamiento estricto por la evolución de la pandemia

Internacionales 04 de enero de 2021
Los escoceses solo podrán salir de casa para trabajar, hacer ejercicio o comprar bienes de primera necesidad
Nicola Sturgeon - Escocia
Nicola Sturgeon Ministra principal de Escocia

La ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, ha anunciado que este país británico volverá a un confinamiento estricto a partir de la medianoche de este lunes. “Puedo confirmar que hemos decidido aplicar, desde la medianoche de hoy y durante el mes de enero, un requerimiento legal para que haya que quedarse en casa, excepto por motivos de primera necesidad”, ha dicho Sturgeon en sede parlamentaria.

La decisión ha sido adoptada este lunes por la mañana en una reunión del Gobierno escocés, que tiene competencias para imponer este tipo de medidas sin necesidad de que Londres dé el visto bueno.

Las excepciones que permiten salir de casa a los escoceses son cuidados a dependientes, compra de bienes de primera necesidad o hacer ejercicio.

De momento no se han limitado franjas horarias o las frecuencias permitidas, pero sí se ha especificado que al salir a hacer deporte solo se podrá ver a otra persona de un núcleo de convivencia distinto.

También se permite salir de casa para trabajar, pero se impone el teletrabajo para todos aquellos que puedan completar su jornada laboral desde sus domicilios.

Los colegios estarán cerrados para la mayoría de los alumnos hasta el 1 de febrero. Sí podrán acudir algunos estudiantes, como los hijos de trabajadores esenciales.

Por otro lado, no se permiten las entradas y salidas de Escocia salvo por razones justificadas.

El Gobierno escocés adopta este paquete de medidas ante el rápido avance de la nueva cepa del virus en la zona. Sturgeon ha explicado que la mitad de los contagios se deben a esta variante del virus. “No es una exageración si digo que estoy más preocupada por la situación a la que nos enfrentamos ahora que a cualquier otra desde marzo”, ha añadido Sturgeon.

Escocia tiene una población aproximada de cinco millones y medio de habitantes. Hasta el 31 de diciembre, el número de fallecidos por la covid-19 era de 4.578.

El Reino Unido es uno de los países más azotados por la pandemia actualmente, especialmente agresiva por la nueva cepa que se ha extendido de las islas británicas a al menos otros 14 Estados europeos —entre ellos España—.

El 3 de enero, el país presidido por Boris Johnson registró un nuevo récord de diagnósticos, con más de 57.000 nuevos casos. Además registró 445 decesos, mejorando las cifras con las que terminó el año, con cerca de un millar de fallecimientos diarios.

En total, desde que empezó la pandemia, el Reino Unido ha notificado 74.570 muertos y 2.599.793 casos de coronavirus.

El País

Te puede interesar