Messi, un aplauso interminable y el llanto desconsolado en el adiós al Barcelona

Deportes 08 de agosto de 2021
El astro argentino admitió este domingo que la inesperada noticia de su salida del club catalán lo mantiene "bloqueado, con mucha tristeza" y acerca de su futuro adelantó que París Saint Germain de Francia "es una posibilidad".

La máxima leyenda del club catalán aseguró que "estaba convencido de que iba a seguir en Barcelona", un deseo que compartía junto a su familia, pero lamentó que no se haya podido concretar "por un tema de Liga".

Messi ofreció una conferencia de prensa en el auditorio del Camp Nou al que ingresó quebrado emocionalmente, ante la vista de su esposa Antonela Roccuzzo, sus tres hijos, el presidente del club, Joan Laporta, el plantel profesional y la prensa local e internacional.

"En estos días estuve pensando qué iba a decir y la verdad es que no me sale nada. Estoy bloqueado. Es muy difícil esto para mí, después de pasar toda mi vida acá, no estaba preparado para esto", introdujo Leo, vestido con un elegante traje azul.

"El año pasado, cuando se armó todo el lío del burofax, dije que no quería seguir pero ahora sí quería. Nunca mentí. Estaba convencido de que iba a seguir en Barcelona, que era lo que deseábamos con toda mi familia", aseguró.

"Tuve muchos momentos duros en mi carrera, muchas derrotas, pero este es el más difícil porque no tiene revancha. Es el final en este club y ahora empieza otra historia. Siento mucha tristeza de tener que irme del lugar que amo", confesó.

Messi declaró que de su parte hizo "todo lo posible" para continuar en Cataluña y que lo mismo le garantizaron "Laporta y el club", pero que al final no pudo concretarse "por un tema de Liga".

Con la intención de evitar polémicas, el argentino eludió la pregunta sobre si se sentía engañado por alguien y aclaró que con Javier Tebas, responsable del torneo español, no tiene "ningún problema".

Barcelona comunicó el jueves pasado el alejamiento del astro rosarino por "obstáculos económicos y administrativos" relacionados con la normativa de LaLiga, que le impide inscribir el nuevo contrato de Messi por quedar fuera de los parámetros del fair play financiero.

Messi, de 34 años, cuyo vínculo venció el pasado 30 de junio, tenía un acuerdo de palabra para la extensión pero Barcelona no pudo encajar las cifras del convenio dentro de la normativa impuesta por las autoridades del fútbol español.

Te puede interesar