La Inteligencia de EEUU apunta a "un grupo pro-ucraniano" como autor del ataque al Nord Stream 2

Fuentes con conocimiento de la situación explican que se trató directamente de las Fuerzas Armadas de Ucrania. La voladura del Nord Stream tiene un enorme valor para Ucrania porque solo deja un gasoducto operativo entre Rusia y Europa.

INTERNACIONALES 08 de marzo de 2023 NeuquenNews NeuquenNews
fuga-de-gas-gasoducto-nord-stream-2-caida-de-presion-dinamarca-16618
Gasoducto Nord Stream 2

Las acusaciones de que fue Ucrania quien voló el gasoducto Nord Stream 2, que conectaba Rusia con Alemania a través del Mar Báltico, siguen acumulándose. Ahora es el New York Times quien lo afirma, citando a fuentes del espionaje estadounidense. De acuerdo con la información de ese periódico, se trató de "un grupo pro-ucraniano", quien llevó a cabo la acción, y no parece que el Gobierno de Volodimir Zelenski lo supiera.

Fuentes con conocimiento de la situación, sin embargo, han explicado que se trató directamente de las Fuerzas Armadas de Ucrania, aprovechando el entrenamiento en lucha submarina al que las lleva sometiendo Estados Unidos desde hace años. El consultor de riesgo político Ian Bremmer ha declarado en su web GZero que Polonia ayudó a Ucrania. Otros afirman que el respaldo procedió de alguno de los países bálticos.

La voladura del Nord Stream tiene un enorme valor para Ucrania porque solo deja un gasoducto operativo entre Rusia y Europa. Y ese gasoducto pasa por su territorio. Kiev no ha cerrado las entregas de gas ruso a Hungría pero, sin Nord Stream, Ucrania tiene la llave del gas que viaja por tierra - más barato y con un suministro más fiable - que va de Rusia a Europa. Y lo mantendrá incluso aunque la guerra se acabe hoy.

De acuerdo con esa tesis, el Gobierno de Joe Biden ve estas acciones ucranianas como un argumento para no entregarle todo el armamento que demanda. Eso incluye misiles GMLRS de más de 90 kilómetros y cazabombarderos occidentales. EEUU ha visto cómo Ucrania ha modificado sus misiles tierra-tierra para darles un alcance de hasta 300 kilómetros, con lo que puede golpear profundamente en el territorio ruso.

Kiev también ha mejorado drones de la era de la Unión Soviética para atacar con éxito bases de bombarderos estratégicos rusos a más de 200 kilómetros de la frontera. El Gobierno ruso ha situado sistemas antiaéreos en Moscú y la semana pasada el aeropuerto de San Petersburgo estuvo cerrado durante varias horas por un frustrado ataque ucraniano con drones.

También hace pocos días la oposición bielorrusa atacó en la capital de ese país, Minsk, a un avión-radar A-50 ruso, según ha reconocido hoy el presidente Lukashenko. Se ha detenido a 50 personas en conexión con el ataque. Rusia solo tiene nueve A-50 operativos, y el coste de cada uno es de unos 315 millones de euros. La oposición bielorrusa cuenta con el apoyo de Ucrania, y el A-50 estaba realizando misiones de apoyo a las fuerzas rusas que invadieron ese país hace un año.

Otras operaciones espectaculares llevadas a cabo por los ucranianos han sido el ataque con drones navales a la flota rusa del Mar Negro en su base de Sebastopol, en Crimea, el asesinato de la hija del ideólogo ultranacionalista ruso Alessander Dugin, en Moscú, y los incendios en decenas de bases militares, depósitos de munición y centros de reclutamiento en Rusia.

Todas estas acciones han generado el temor tanto entre las Fuerzas Armadas como entre el Gobierno estadounidense de que Ucrania quiere llevar la guerra a dentro del territorio ruso, lo que a su vez podría ocasionar una escalada por parte de Moscú. Otros, por el contrario, sostienen que Vladimir Putin ha dejado que los ucranianos sobrepasen todas las supuestas 'líneas rojas' que Moscú ha trazado sin que Rusia haya tomado ninguna decisión, por lo que hay margen para llevar a cabo una escalda de la guerra a varios niveles, incluyendo acciones de propaganda que minen la cada vez más escasa confianza de los soldados rusos en sus mandos. La respuesta del secretario de Defensa estadounidense, Lloyd Austin, es un rotundo "no" a todas esas propuestas. Para quienes están más implicados en la ayuda a Ucrania, eso significa que "en el Pentágono y en la Casa Blanca son unos flojos".

Según fuentes que conocen directamente la marcha de la guerra, Ucrania está demostrando una tremenda capacidad para modernizar equipos obsoletos de la era soviética, usar y desarrollar software, e incluso aplicar técnicas de impresión digital en 3D para producir sus propios sistemas de armas. Éstos, sin embargo, no alcanzan - al menos por ahora - la eficacia de los que envía Occidente.

Los misiles ucranianos, por ejemplo, triplican con creces el alcance de los HIMARS estadounidenses y los GMLRS alemanes y británicos, pero son mucho menos precisos. Para el Pentágono y la Casa Blanca eso supone un peligro adicional: si uno o varios misiles ucranianos caen en una zona urbana en Rusia pueden provocar una matanza entre la población civil y dar así una victoria propagandística que el Kremlin necesita.

Ésa es una de las razones por las que Washington está dando prioridad a la entrega de armamento defensivo a Ucrania. Y, cuando le entrega armas de ataque, lo hace adoptando precauciones. Por ejemplo, los HIMARS que ha dado a Ucrania están modificados para que Kiev no pueda extender su radio de acción. Las bombas planeadoras que permitirán duplicar el alcance de los HIMARS no llegarán a Ucrania hasta el otoño.

Y por ahora EEUU no quiere ni oír hablar de dar caza bombarderos F-16 a Kiev. No obstante, siempre es difícil saber hasta cuándo van a mantenerse esas políticas. Según desveló la cadena de televisión NBC, en la actualidad hay al menos dos pilotos ucranianos en una base aérea en Arizona realizando ejercicios con simuladores de vuelo. En teoría, el objetivo es que la Fuerza Aérea ucraniana mejore su capacidad operativa. Pero dado el escaso número de aviones de combate con que Kiev cuenta, cabe preguntarse si no es el preludio de algo más.

El Mundo

Te puede interesar
F-16-5

Milei planea adquirir antiguos F-16 a punto de jubilarse

NeuquenNews
INTERNACIONALES 05 de febrero de 2024

Los aviones fueron puestos en servicio en los años 80 y 84. "Es una compra costosa y compleja, ya que los sistemas de armas se venden por separado. Los cazas chinos son una opción más económica y moderna", señaló una fuente vinculada a las negociaciones.

Lo más visto