Quedarte dormido mirando televisión trae numerosos problemas de salud

Quedarte dormido mirando televisión y dejar la pantalla encendida es cada vez más habitual, pero trae problemas de salud y alteraciones del ánimo

30 de enero de 2024 Neuquén Noticias Neuquén Noticias
aa1iicnwjpg

En un mundo cada vez más copado por las pantallas, tener un televisor en el dormitorio para disfrutar de programas, series o películas es una costumbre muy habitual. Y con las maratones de series o la chance de ver contenido a cualquier hora, es muy común que nos quedemos dormidos mientras vemos televisión, algo que esconde muchos peligros.

Una revisión realizada en 2022 analizó cómo el aumento del tiempo que las personas pasan frente a la pantalla provoca un deterioro de la salud física y psicológica. Ver televisores o smartphones muchas horas afecta a "la calidad del sueño, la ansiedad, la sensación de depresión y cuestiones relacionadas con la autoestima y el bienestar físico"

Pero también dormir con la televisión encendida puede repercutir en la cantidad y la calidad del sueño, así como en nuestra salud en general. Aunque también tiene algunos beneficios potenciales, repasamos algunos de los problemas que puede traernos dormirnos sin apagar la TV.

Los peligros de dejar la televisión encendida

La deuda de sueño se calcula tomando la diferencia entre la cantidad de sueño que necesitás cada noche y la cantidad de sueño que tenés en realidad. La mayoría de los adultos necesitan dormir al menos siete horas, por lo que estirar el día mirando TV más allá de la medianoche es un problema serio.

aa1ii0q1jpg

Una elevada deuda de sueño se relaciona con una serie de problemas de salud, como hipertensión, cardiopatías, accidentes cerebrovasculares y diabetes. La deuda de sueño también se vincula con un aumento del riesgo de accidentes de tránsito y caídas (en especial en los adultos mayores).

Luz azul y ciclo REM: cuidado con dejar la TV prendida

Los televisores emiten luz azul, que altera el ritmo circadiano. La luz azul suprime la producción de melatonina, la hormona que indica al cuerpo que es hora de irse a la cama, y podría tener "efectos negativos como la disminución de la calidad y la duración del sueño".

Ver la televisión antes de dormirse afectará al tiempo que tardamos en quedarnos dormidos, pero dormir con la televisión encendida también nos impedirá tener un sueño más profundo, reparador y tranquilo.

El sueño REM tiene una serie de funciones reparadoras, como el procesamiento de las emociones y la consolidación de los recuerdos. Es la fase del sueño en la que experimentamos sueños vívidos. La privación del sueño REM puede afectar a la regulación de las emociones y al funcionamiento de la memoria.

Ver televisión estimula nuestro cerebro

Ver televisión estimula el cerebro, lo que hará que nos resulte más difícil relajarnos. Muchos estudios han demostrado que el uso de dispositivos electrónicos antes de acostarse puede afectar negativamente al tiempo que se tarda en conciliar el sueño, además de su duración y calidad. Tanto las imágenes que ves antes de dormirte como los sonidos que escuchás mientras estás dormido afectan a tu sueño.

Ver televisión, cualquiera sea la hora del día, está vinculado con la hipertensión y niveles altos de colesterol. Pero también dormir con la televisión encendida puede aumentar el riesgo de hipertensión. Un estudio realizado en hámsters descubrió que aquellos que estaban expuestos a luz tenue durante el sueño empezaban a mostrar cambios en el hipocampo, lo que les provocaba síntomas de depresión.

Ver la televisión muchas horas puede repercutir en tu salud, aumentar los niveles de estrés y la sensación de ansiedad y depresión, además de provocar insomnio, según un estudio de 2021 publicado en Psychology Research and Behavior Management.

¿Qué dicen los estudios sobre dormirse con la televisión prendida?

Un estudio publicado en la revista Dreaming descubrió que el contenido que vemos también influye en nuestros sueños: los que ven contenidos violentos son más propensos a tener sueños violentos.

Otro estudio, realizado en 2019, descubrió que el riesgo de obesidad era mayor en las mujeres que dormían con algún tipo de luz artificial, entre ellas las del televisor. Participaron 43.000 mujeres de entre 35 y 74 años, y se reveló que las que dormían con la televisión o la luz encendida tenían un 17% más de probabilidades de haber engordado unos 5 kilos o más durante el estudio.

dormir-luz-encendidajpg

Un estudio más reciente, de 2023, también demostró que quienes dormían con luz por la noche tenían un 40% más de probabilidades de padecer obesidad en comparación con quienes dormían sin luz. El aumento de peso se produce por varias razones, entre ellas el modo en que la alteración del ritmo circadiano afecta al metabolismo.

Las ventajas de irse a la cama con la TV encendida

Pero no todas son malas noticias para que suelen dormirse con la TV encendida. Una de sus ventajas es la chance de relajarse y reducir los niveles de estrés viendo un programa o una película que nos guste. Varios estudios mostraron que los niveles de cortisol (la hormona del estrés) disminuyen y aumenta la sensación de calma cuando vemos algo que nos gusta.

Para eso es clave que optes por un programa de entretenimientos o una comedia en lugar de ver noticias o películas de acción. Reducir los niveles de estrés repercutirá positivamente en el sueño y en la vida en general. Dormirse viendo un concierto puede ayudar a mejorar la calidad del sueño, en especial si es de música clásica.

El televisor es una fuente de ruido blanco, una clase de ruido ambiental que puede ayudarte a conciliar el sueño más rápido. Un estudio de 2017 descubrió que la exposición al ruido blanco "redujo significativamente la latencia del inicio del sueño en un 38% en comparación con el ruido ambiental normal".

Lo más visto