Apagones en China podrían disparar una escasez "de todo"

Internacionales 27 de septiembre de 2021
El Gobierno intenta reducir el consumo energético y comenzó cortar la luz en varias provincias. Fabricantes de teléfonos, empresas de alimentos, juguetes, ropa y tecnología, entre otras, debieron reducir o frenar sus operaciones. La escasez de chips se profundizará, mientras que el crecimiento económico chino se reducirá por los parates
China a oscuras

Recibir un celular siempre es una buena noticia, pero aún más si es un regalo, y todavía mejor si es en Navidad. Sin embargo, esta escena que algunos entusiastas ya imaginaban vivir el próximo 25 de diciembre podría no suceder, ya que el mundo entero se enfrenta a una escasez de smartphones antes de fin de año.

Es que China, en busca de cumplir con sus objetivos de emisiones de dióxido de carbono y consumo energético, decidió realizar cortes de luz en algunas provincias, medida que impactó directamente en las fábricas de algunas de las empresas más grandes del mundo.

El Gobierno chino le pidió a los habitantes de las provincias de Liaoning, Jilin y Heilongjiang, donde viven aproximadamente unas 100 millones de personas, que aprovecharan al máximo la luz natural y solo usaran el aire acondicionado únicamente si es necesario. De hecho, ya informaron que los cortes de luz durarán como mínimo hasta la primavera de 2022. 

Además de las quejas de miles de personas y las imágenes difundidas en redes sociales, donde había videos de autos que circulaban a oscuras por autopistas y reportes de empleados intoxicados con monóxido de carbono por cortes inesperados en los ventiladores de las fábricas,  muchas industrias dejaron de funcionar. Así, el ya limitado sector de chips sufrió un nuevo bajón en su producción, como lo hicieron también empresas de juguetes, ropa o alimentación.

Muchas autopistas se quedaron sin luz

Es más: informaron que desde las fundiciones de aluminio, afectadas por el aumento de los precios de los materiales, hasta los productores textiles o compañías que procesan la soja tuvieron que frenar su actividad e incluso parar sus operaciones por completo. Incluso hubo reportes de una fábrica de Apple que debió dejar de funcionar. 

Las interrupciones en la enorme industria manufacturera China en una de sus temporadas de mayor actividad refleja las dificultades del Partido Comunista, que gobierna el país, por equilibrar el crecimiento económico y los esfuerzos para limitar la contaminación y las emisiones de gases de efecto invernadero. Hasta ahora esos esfuerzos no fueron del todo exitosos, y estos cortes inesperados responden a una necesidad de ajustarse a unos números que ya parecen difíciles de alcanzar. 

Objetivos inalcanzables

¿De dónde viene todo esto? Además de los objetivos relativamente sostenibles de China, que es uno de los países más contaminantes del mundo, hubo un súbito aumento en los precios del carbón y el gas, dos sectores claves para el desarrollo chino. Y con el aumento vino la escasez, que ahora el gobierno provincial de Jilin intenta recortar con compras de carbón a Mongolia Interior.

Sin embargo, ya existen restricciones de energía para las fábricas en otras 10 provincias, incluidas las bases de fabricación de Shandong, Guangdong y Jiangsu. Por otra parte, si aumenta el gas, aumenta la luz, y las reducciones quedan en la nada. En este sentido, expertos en economía y medioambiente explicaron a la agencia AP que los fabricantes consumieron su cuota energética más rápido de lo que habían previsto, sobre todo por la explosión de la demanda tras la pandemia.

Los funcionarios que se pasaron de consumo ahora decidieron apagar las luces

En el gobierno del Partido Comunista Chino, los gobernadores provinciales se ven beneficiados económicamente si sus jurisdicciones logran alcanzar ciertos parámetros de transparencia, crecimiento y sostenibilidad, por lo que actualmente varias regiones son criticadas ya que no pueden cumplir con los objetivos de reducción de energía. Así, los funcionarios locales son presionados para no aumentar el consumo, situación que deriva en los cortes de luz pre-navideños.

china-power

Sin energía no hay crecimiento

Todo esto afecta directamente a la economía china en general, que ahora no crecerá tanto como se preveía anteriormente. De hecho, según un informe realizado por los economistas de Nomura Ting Lu, Lisheng Wang y Jing Wang, el crecimiento trimestral chino será de un 4,7%, menor al 5,1% del mismo preíodo del año pasado. 

“La decisión sin precedentes de Beijing de hacer cumplir los límites de consumo energético podría suponer beneficios en el largo plazo, pero los costes económicos en el corto plazo son significativos”, detalló el informe. En este sentido, también se redujo el crecimiento anual de 8,2% a 7,7%. 

"Creemos que no es realista esperar que China mantenga un crecimiento elevado y estable, ya que Pekín está provocando importantes perturbaciones tanto en el lado de la oferta como en el de la demanda", concluyó Ting Lu.

 El parate eléctrico ya hace efectos en la economía china

A esto se sumó Zhiwei Zhang, economista jefe de Pinpoint Asset Management, que declaró: "El gobierno no ha aflojado las políticas porque la presión económica no es lo suficientemente alta. En particular, la tasa de desempleo se ha mantenido relativamente estable, y el crecimiento de las exportaciones también ha sido fuerte. El gobierno puede pensar que puede permitirse el lujo de esperar hasta finales de año para aflojar las políticas."

China enfrenta un bienio complicado para su economía, que ya se había desacelerado por la pandemia del coronavirus (Covid-19), mientras que los fabricantes debieron enfrentarse al  desabastecimiento de procesadores, interrupciones en el tráfico de mercancías y otros efectos derivados de la suspensión global de desplazamientos y comercio.

En 2021, además de la recuperación que exigió la pandemia, los el gigante inmobiliario Evegrande Group cayó en desgracia después de anunciar que podría quebrar si no evita una suspensión de pagos en sus deudas de miles de millones de dólares, situación que provocó un derrumbe en los mercados financieros globales.

Baenegocios

Te puede interesar